El sueño español

Sueño americano. Se autodefine, casi. ¿Existe el sueño español? Como dice un español que vive en Arizona:

“Si es que los españoles tienen un Sueño Español, yo diría que es algo así como: Trabajar pero no mucho, a sueldo fijo, hasta jubilarte, disfrutando del tiempo libre en familia.

Vayamos por partes:

  1. Trabajar pero no mucho. Dicen que los españoles somos vagos y, en general, creo que es mentira. A pesar de que algunos digan lo contrario, seguimos queriendo trabajar. Pero…
  2. A sueldo fijo porque nos hemos convencido de que el emprendimiento es arriesgado. Lo gracioso es que un estudio pormenorizado de los empleos fijos a sueldo fijo e indemnizaciones fijas te lleva a la conclusión de que tu libertad en cuanto a movilidad, cambio de trabajo o promoción se deteriora. Porque te puedes olvidar de tus ambiciones, estás muy cómodo. Hay que reconocer que el mercado español es claramente dual: los que son fijos con indemnizaciones altas y los temporales, baratos de despedir.
  3. Jubilarte. Con plan de pensiones, a poder ser. Sí, ya nos convencimos hace mucho de que confiar en que haya dinero… no es una idea demasiado buena.
  4. Disfrutar del tiempo libre en familia: La que más me gusta de todas, porque valoro muchísimo la vida en familia y creo que es uno de los temas que más cuidamos en España. Especialmente si estamos de vacaciones. Ahora bien: no creo que deba ser un argumento para tener los pies atados a tu pueblo, tu ciudad o incluso tu país; al menos veo un gran riesgo en darle demasiada importancia. Puede inclinar la balanza y luego arrepentirnos de haber renunciado a muchas otras alternativas. Pero, claro, es un tema personal.

A la hora de tomar decisiones debemos ponderar muchas variables. Y a veces, por muchas matemáticas que sepamos, podemos caer en sesgos cognitivos, en trampas mentales porque no somos conscientes de lo limitado que puede ser nuestro razonamiento. ¿Por qué no hacer unas prácticas en verano? ¿Estás dispuesto a sustituir parte de tu tiempo de piscina por forjarte una carrera profesional? Yo estoy dispuesto a renunciar a parte de mi tiempo de ocio por ese desarrollo personal y profesional.

Ahora bien. ¿A qué aspiramos cuando estudiamos una carrera? Muchos ni lo sabíamos ni lo necesitábamos saber hasta que llegamos a los últimos años de carrera, cuando hay que decidir. El mantra es: “acaba tu carrera y luego ya veremos”.

No es el único mantra, hay más: “Tú ahora dedicate a estudiar, déjate en paz de otros proyectos”; “Tú estudia, que así tendrás un buen trabajo, fijo y, a poder ser, funcionario”; “Deja de perder el tiempo en asociaciones y proyectos que no dan dinero”. “No emprendas porque es muy arriesgado”. “No tienes dinero para viajar al extranjero, así que vete al pueblo. Y no pienses mucho más allá. Que estamos en crisis”.

Si lo comparamos con el sueño americano estamos en el tercer mundo. Sobre todo en cuanto a oportunidades: no quieras montar nada porque para eso hace falta mucho dinero y los bancos no apoyan a quien no tiene una carrera, dos másteres y 20 años de experiencia profesional, o no quieras proponer nada en tu empresa porque lo que debes hacer es obedecer al jefe. Tus ideas te las guardas para cuando seas tú el jefe.

Como mucho, nos animan a ascender en la escalera jerárquica. Puede que nos demos cuenta de que los de arriba son los que se llevan el dinero de verdad y que, obviamente, lo que haya que hacer sea ascender; a veces, creemos, cueste lo que cueste. Cuando nos damos cuenta de esto vemos por qué la ambición empieza a molar. Lo de sacar buenas notas era solo porque se creía que era lo “óptimo” pero en el mundo empresarial más que óptimos hay exposiciones a los sucesos altamente lucrativos. Y esos no están acotados.

¿Solución? Intraemprendimiento o emprendimiento. Como la segunda está muy manida voy a hablar de la primera. Para abrir boca:

He impulsado proyectos dentro de organizaciones, he planeado otros y me encantaría impulsar más dentro y fuera de mi Universidad. ¿Problema de desarrollarlos fuera? Financiero y no disponer de la preparación. ¿Solución? Aprovechar mi etapa universitaria para forjar, preparar y merecer la posibilidad de salir del camino del sueño español. Y crear un nuevo sueño, que cuando se me ocurra un nombre chulo usaré; mientras asumo que lo de “sueño americano” está muy bien montado. Al menos para algunos.

Adrián Sánchez Rodríguez

Soy freelance (autónomo), investigador en el Grupo de Investigación BISITE y estudiante de Economía en la USAL. Este blog trata temas que van desde la productividad (núcleo de mi proyecto) hasta reflexiones misceláneas. En breves tendréis a vuestra disposición contenido exclusivo para patronos, en https://www.patreon.com/adrisanchez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú